Clínica Infantil

Estamos especializados en atención clínica dental infantil.

El doctor debe ser un amigo para el niño, por lo que para evitar el miedo al dentista infantil, te recomendamos que no lo traigas únicamente cuando es demasiado tarde. Planifica revisiones semestrales, lo que ayudará a su educación en la higiene, mejorará su salud dental, y le aportará tranquilidad cuando una intervención sea inevitable.

Belleza

Una buena salud dental es fundamental y para ello es indispensable tener nuestras piezas dentales colocadas de forma correcta. No solo nos permitirá masticar bien los alimentos sino que nos ayudará a hablar mejor y a evitar problemas derivados como pueden ser el desgaste prematuro de los dientes. Y todo esto sin tener evidentemente en cuenta el horrible aspecto estético del apiñamiento dental. Una mala colocación de las piezas dentales provoca en mucha gente complejos graves que derivan en aislamiento social.

Tipos de ortodoncias

Para solventar el problema del apiñamiento dental y de la mala colocación de nuestras piezas dentales tenemos los procesos de ortodoncia que se realizan en una clínica dental. Estos consisten en la colocación de diversos sistemas en nuestros pacientes para recolocarlos con el paso del tiempo. Hasta hace poco solo teníamos los típicos brackets metálicos, muy antiestéticos, pero ahora por fortuna, los dentistas, tenemos alternativas muy interesantes.

Ortodoncia rápida. Para la gente que no quiere estar años con brackets existe este sistema que simplemente mueve los dientes con menos presión. Esto hace que los vasos sanguíneos no se compriman y que el movimiento de los dientes no se pare en ningún momento. Esto significa también menos dolor, menos visitas al ortodoncista, etc. Usa unos arcos de alta tecnología para unir los brackets.
Ortodoncia estética. “Clarity” son unos brackets transparentes de tipo cerámico con una formá más redondeada y suave. Mejoran el problema de la incomodidad de los brackets y no afectan tanto al habla. Con este sistema solo se aprecia una línea (los arcos).
También tenemos “Invisalign” para los que no quieren brackets. Esto es un molde transparente que se hace a medida y que va moviendo los dientes poco a poco. Se usan varios moldes a lo largo del tiempo hasta lograr una estética perfecta. Incluso a poca distancia no se aprecia que uno lleva ortodoncia. Como ventaja está que se puede quitar el molde para lavarse los dientes o comer.
Ortondoncia lingual. Para los que no soportan la idea de ponerse brackets por su efecto antiestético está la ortodoncia lingual. Este sistema consiste en colocar los brackets detrás de los dientes (su “cara lingual”). Es igual de efectivo aunque ligeramente más caro. El beneficio estético es evidente y nadie se dará cuenta del tratamiento.
Una evolución es el “sistema incognito”, que básicamente son unos brackets que se “funden” con el diente y que evitan el problema del roce con la lengua y no alteran la forma de hablar.